Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes Protestas contra la disolución del Parlamento en Egipto
Acciones de Documento

Protestas contra la disolución del Parlamento en Egipto

Última modificación 20/06/2012 18:13
por Tania Molina

El Cairo, 19 de junio. El ex presidente Hosni Mubarak, quien gobernó Egipto 30 años, se debatía esta noche entre la vida y la muerte luego de que su salud se deterioró por un accidente cerebrovascular y un paro cardiaco, tras lo cual fue declarado clínicamente muerto, informó la agencia egipcia de noticias Mena. Poco después, fuentes del Ministerio del Interior y familiares suyos aseguraron que fue revivido y se encontraba en coma, conectado a un respirador artificial.

Publicado el: 20 de junio de 2012
Protestas contra la disolución del Parlamento en Egipto

Miles de egipcios participaron ayer en la manifestación convocada por la Hermandad Musulmana en la plaza Tahrir, en El Cairo, en repudio a las medidas de la junta militar, que recortan los poderes del futuro mandatario. Foto: Xinhua

 

Dpa, Notimex, Afp, Pl y The Independent

Publicada el 20 de junio en la versión impresa.

El Cairo, 19 de junio. El ex presidente Hosni Mubarak, quien gobernó Egipto 30 años, se debatía esta noche entre la vida y la muerte luego de que su salud se deterioró por un accidente cerebrovascular y un paro cardiaco, tras lo cual fue declarado clínicamente muerto, informó la agencia egipcia de noticias Mena. Poco después, fuentes del Ministerio del Interior y familiares suyos aseguraron que fue revivido y se encontraba en coma, conectado a un respirador artificial.

La salud de Mubarak, de 84 años, se estropeó a pasos acelerados luego de su condena –el pasado 2 de junio– a cadena perpetua por la muerte de 850 manifestantes durante las movilizaciones en su contra, en febrero de 2011, situación por la cual cayó en depresión.

Mubarak cumplía su sentencia en el área médica de la cárcel de Tora, al sur de El Cairo.

La agencia Mena informó en un primer momento que Mubarak fue declarado clínicamente muerto, luego de que padeció un ataque cerebral. El corazón del ex presidente Hosni Mubarak (...) se detuvo y recibió cuidados médicos utilizando un desfibrilador, indicó la agencia citando fuentes de seguridad.

Mubarak fue sometido a desfibrilaciones en dos ocasiones el 11 de junio, tras dos ataques cardiacos.

Mena aseguró que, luego de sufrir un derrame cerebral y el infarto cardiaco, el también llamado Rais fue trasladado al hospital militar Maadi, cercano a El Cairo. Allí fue declarado clínicamente muerto, indicó la agencia. Fuentes médicas dijeron a Mena que el corazón dejó de latir y no respondió a la desfibrilación, agregó.

Posteriormente la televisora estatal egipcia señaló que el ex mandatario se encontraba en condición crítica y fue conectado a un respirador artificial. Personal del hospital castrense expresó que los médicos refirieron que Mubarak estaba inconsciente, reportó la cadena árabe Al Jazeera.

Más tarde fuentes del Ministerio del Interior y familiares de Mubarak declararon que el depuesto presidente fue revivido, se encontraba en coma y continuaba conectado a un respirador artificial.

Dos fuentes militares consultadas por Reuters aseveraron que Hosni Mubarak no estaba clínicamente muerto, aunque subrayaron que estaba totalmente inconsciente y precisa respiración artificial.

El general Said Abbas, miembro del consejo castrense que gobierna Egipto, declaró a Reuters que Mubarak sufrió un accidente cerebrovascular, pero añadió que cualquier referencia a que está clínicamente muerto es una estupidez.

Está inconsciente, con respirador artificial, aseguró otra fuente militar.

Autoridades aseveraron que emitirían un comunicado sobre Mubarak, pero hasta el cierre de esta edición era incierto el estado de salud del gobernante depuesto.

Según partes médicos y abogados, en meses recientes padeció dificultades respiratorias, cardiacas y de hipertensión.

Compareció en camilla durante su juicio, en un cubículo con rejas, imagen que dista de la del gobernante cortejado en la escena internacional, que impuso su voluntad durante 30 años en el país más poblado del mundo árabe.

En distintas zonas de la capital, conductores tocaron las bocinas de sus vehículos. No pocos prendieron fuegos artificiales. Residentes salieron a las calles gritando frases de repulsa al agonizante ex mandatario, para quien muchos egipcios pidieron la pena de muerte por considerar indulgente la sentencia del pasado 2 de junio.

Horas antes de la crisis de salud de Mubarak, bajo el grito de abajo el gobierno militar, miles de manifestantes se congregaron en la plaza Tahrir, centro de las protestas en favor de la democracia en la llamada primavera árabe de 2011, en protesta por las nuevas medidas adoptadas por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), que recortarán los poderes del futuro presidente.

Las movilizaciones fueron lideradas por el partido político religioso Hermandad Musulmana, con el fin de rechazar las enmiendas constucionales promulgadas por la junta militar, en el poder desde febrero de 2011, cuando Mubarak fue expulsado del poder.

Otros cientos de personas se manifestaron frente al edificio del Parlamento, cercano a la plaza Tahrir.

El movimiento 6 de Abril, uno de los principales instigadores de la rebelión del año pasado, llamó a los egipcios a rechazar la enmiendas constitucionales e impedir que el CSFA se aferre al poder.

Esto va en contra de la voluntad popular y el consejo militar no tiene ninguna intención de entregar el poder, denunció la Hermandad Musulmana en un despacho que dio como ganador de las elecciones presidenciales del fin de semana a su candidato, Mohammed Mursi.

Entre los participantes en las movilizaciones de este martes también figuran miembros del movimiento Juventud Revolucionaria, el cual pide a la población desconocer la legitimidad del decreto y evitar que el gobierno militar se plante, como Mubarak, años en el poder.

El CSFA aprobó la noche del domingo enmiendas a la Constitución para controlar al presidente que surja de los comicios del fin de semana.

Las reformas conceden a la junta militar máximo poder para las decisiones importantes del país y le dan fuero en los asuntos relacionados con las fuerzas armadas.

Además otorgan al CSFA influencia en la redacción de la próxima constitución del país, que sustituirá la carta magna temporal, aprobada en referendo en marzo del año pasado para el periodo de transición, y poder para avalar cualquier proyecto de ley.


Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.