Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes Posible clemencia para cantantes de Pussy Riot si se arrepienten: Iglesia ortodoxa
Acciones de Documento

Posible clemencia para cantantes de Pussy Riot si se arrepienten: Iglesia ortodoxa

Última modificación 02/10/2012 02:49
por Tania Molina

Moscú, 30 de septiembre. La Iglesia ortodoxa rusa se mostró favorable este domingo a que la justicia deje en libertad a las integrantes del grupo punk Pussy Riot, condenadas a dos años de prisión, si las cantantes declaran estar arrepentidas de cantar una plegaria contra el presidente Vladimir Putin en la catedral de Cristo Redentor, el principal templo de la religión mayoritaria en Rusia, el 21 de febrero pasado.

Publicado el: 2 de octubre de 2012
Posible clemencia para cantantes de Pussy Riot si se arrepienten: Iglesia ortodoxa

La imagen fue tomada de un video de Pussy Riot. Foto: Ap

 

Juan Pablo Duch, corresponsal

Publicada el 1ro de octubre en la versión impresa.

Moscú, 30 de septiembre. La Iglesia ortodoxa rusa se mostró favorable este domingo a que la justicia deje en libertad a las integrantes del grupo punk Pussy Riot, condenadas a dos años de prisión, si las cantantes declaran estar arrepentidas de cantar una plegaria contra el presidente Vladimir Putin en la catedral de Cristo Redentor, el principal templo de la religión mayoritaria en Rusia, el 21 de febrero pasado.

La posición del Patriarcado de conceder clemencia con condiciones fue dada a conocer la víspera de que la corte urbana de Moscú analice el recurso de casación presentado por los abogados de Nadezhda Tolokonnikova, Maria Aliojina y Yekaterina Samutsevich, madres de niños pequeños las dos primeras.

Contrasta con el anterior pronunciamiento oficial de la jerarquía eclesiástica, que pedía no ser tan duros con las jóvenes, pero se formuló horas después de concluir la lectura de la sentencia inculpatoria y, sobre todo, con la primera reacción de Kiril, el patriarca de Moscú y de todas las Rusias, que demandó para ellas el castigo más severo (hasta siete años de cárcel, según el Código Penal) a finales de febrero.

“La Iglesia ortodoxa desea con sinceridad el arrepentimiento de quienes realizaron una acción sacrílega en un sitio sagrado, convencida de que ello será para el bien de sus almas.

Por cuanto el sentido del castigo es la rectificación, en caso de que las condenadas hayan pronunciado palabras de arrepentimiento, que permitan concluir que se dan cuenta del daño cometido, nos gustaría que esto no pasara inadvertido (para la Corte) y se les permita enmendar su error, afirmó Vladi- mir Legoida, director del de- partamento de información del Patriarcado.

Hasta ahora las integrantes del grupo punk han sostenido que no era su intención herir los sentimientos religiosos de nadie y defienden que realizaron una protesta política con medios artísticos al interpretar la plegaria Virgen María, madre de Dios, líbranos de Putin.

Es difícil saber si, para obtener la libertad, van a cambiar de opinión este lunes, aunque la misericordia de la Iglesia ortodoxa parece más bien un chantaje inaceptable para unas jóvenes de la trayectoria irreverente y contestataria de las Pussy Riot.

En tanto, el Kremlin sigue asestando golpes a sus enemigos. Luego de expulsar de la Duma al parlamentario Guennadi Gudkov y dejar en el limbo si le finca o no responsabilidades penales, otro líder de la oposición, el abogado y bloguero, Aleksei Navalny, podría terminar en la cárcel.

De ser cierta la versión publicada por el diario Izvestia, el director de la empresa Kirovlies (Bosques de Kirov), Viacheslav Opaliov, se acogió al programa de colaboración con la procuraduría, lo que en otras palabras significa que se declaró culpable para reducir su pena en dos terceras partes del total que establece el Código Penal para el delito que se le imputa.

Ese beneficio del principal imputado convierte en culpables a sus eventuales cómplices, entre los cuales la procuraduría incluye a Navalny como la persona que recomendó hacer un negocio que salió mal y se tradujo en pérdidas millonarias para el presupuesto de la región de Kirov.

Navalny, que hasta ahora tiene estatus de testigo en el caso, aunque no puede salir de la ciudad de Moscú, se declara inocente y se prepara para demostrar la falsedad de las acusaciones en su contra.

Sin embargo, la supuesta confesión de Opaliov, que hasta hace poco también insistía en su inocencia, podría significar para Navalny un máximo de 10 años de cárcel, según lo que fija el Código Penal para el delito que se le podría imputar.

 

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.