Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes Papandreou, orillado a desistir del referendo ante la presión externa
Acciones de Documento

Papandreou, orillado a desistir del referendo ante la presión externa

Última modificación 04/11/2011 06:33
por Tania Molina

Cannes, 3 de noviembre. Ante la masiva presión internacional, el primer ministro griego, Giorgios Papandreou, desistió de sus planes de convocar a un referendo sobre el rescate financiero y la permanencia en la zona euro, en un intento por evitar la quiebra de su país.

Publicado el: 4 de noviembre de 2011
Papandreou, orillado a desistir del referendo ante la presión externa

Manifestación contra las políticas del Grupo de los 20, en la localidad francesa de Cap d’Ail, cerca de la frontera con Mónaco. La manta dice: Las personas primero, no las finanzas. Foto: Reuters


Dpa, Reuters y Afp

Publicada el 4 de noviembre en la versión impresa


Cannes, 3 de noviembre. Ante la masiva presión internacional, el primer ministro griego, Giorgios Papandreou, desistió de sus planes de convocar a un referendo sobre el rescate financiero y la permanencia en la zona euro, en un intento por evitar la quiebra de su país.

Sin embargo, la retractación no bastó para calmar la crisis política dentro y fuera de Grecia, que sigue desatada.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que la prioridad es salvar el euro y no rescatar a los griegos. Explicó que asegurar la estabilidad de la moneda común está por encima de garantizar la continuidad de la membresía de Grecia en el bloque de la moneda única.

En la cumbre del G-20 en Cannes, Merkel reiteró que Grecia no recibiría el sexto tramo de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta que entregue un inequívoco respaldo al nuevo paquete de rescate acordado por los líderes europeos en una reunión el mes pasado. Lo que cuenta son los actos, recalcó.

Desde la noche del miércoles los acreedores europeos y el FMI bloquearon la entrega de 8 mil millones de euros, correspondientes al último tramo del crédito de 110 mil millones concedido en mayo del pasado año a Atenas, cuyos recursos debían ser liberados en estos días y que el gobierno griego necesita para cumplir con sus compromisos en los próximos meses, o de lo contrario caería en suspensión de pagos.

“Lo importante es que haya pronto un a la decisiones del 27 de octubre”, dijo Merkel en referencia al paquete de ayuda acordado por la eurozona, que prevé la quita de 50 por ciento de la deuda en manos privadas –unos 100 mil millones de los 350 mil millones de euros de su actual deuda–, la recapitalización de los bancos afectados por su exposición y 130 mil millones de euros en un nuevo crédito.

Líderes de la zona euro hablaron por primera vez abiertamente de una posible salida griega del área monetaria común, con el fin de llevar al máximo la presión sobre Atenas.

El tema fue abordado en una conferencia de prensa realizada la noche del miércoles en Cannes, cuando la lideresa alemana y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, rompieron uno de los temas tabú del bloque, admitiendo que Grecia podría terminar dejando el club de la moneda única, al que se unió hace una década.

El presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, dijo que las autoridades ya trabajan con posibles escenarios de una salida de Grecia.

Estamos trabajando con el objetivo de asegurar que no haya una desastre para la gente en Alemania, Luxemburgo, la zona euro. Estamos absolutamente preparados para la situación, dijo Juncker al canal de televisión alemán ZDF.

El ministro francés para Europa, Jean Leonetti, expresó sin rodeos que el euro podría sobrevivir sin Grecia, en declaraciones a radio RTL.

La Comisión Europea (CE) advirtió que la eventual salida de Grecia de la zona del euro implicaría también su exclusión de la Unión Europea, compuesta por 27 miembros.

El Tratado de Lisboa no prevé una salida de la zona del euro, formada por los 17 países que usan la moneda única, sin una salida también de la Unión Europea, afirmó en rueda de prensa la portavoz de la CE, Karolina Kottova; no obstante, señaló que Bruselas no considera esa opción.

Si Grecia sale de la zona euro, un paso que hasta ahora los funcionarios europeos han dicho que es técnica y jurídicamente imposible, las consecuencias serían devastadoras, aunque el país representa sólo 2.5 por ciento del producto interno bruto (PIB) de esa zona.

Analistas señalan que la salida de Grecia sería la chispa que desencadenaría el contagio hacia otros países periféricos y significaría un retiro masivo de los inversionistas extranjeros.

También afectaría a las instituciones financieras de todo el bloque. Alemania y Francia –primera y segunda economías de la zona euro– tienen a su sector bancario muy expuesto a la deuda helena. La salida de Grecia obligaría al Banco Central Europeo (BCE) a responder con masivas inyecciones de liquidez y compras de bonos gubernamentales.

En ese caso los analistas advierten que el colapso podría ser mayor que el de 2008, tras la caída de Lehman Brothers en Estados Unidos.

Si Grecia deja al euro, las presiones del mercado en los países percibidos como más vulnerables rápidamente llegaría a ser abrumadora, dijo The Economist Intelligence Unit en un reciente informe titulado After Eurogeddon.

A medida que la reacción en cadena se vaya extendiendo por Europa, pensamos que el contagio sería rápido, dramático e incontrolable a veces, agregó.

La medida también sería un aplastante y simbólico revés para Europa, después de más de medio siglo de integración. Merkel ha dicho que una salida de Grecia podría conducir a un devastador efecto dominó en toda la zona euro.

El gobierno griego no tiene alternativa que aceptar el acuerdo negociado con la eurozona, explicó Jacob Funk Kirkegaard, del Instituto Petersen, con sede en Washington. La opción que Atenas tiene ante sí es entre el acuerdo (del pasado jueves) o un default descontrolado, lo que dejaría a Grecia sin ninguna ayuda, llevando al país al colapso, añadió el analista.

Papandreou a punto de caer

En el ámbito interno y al frente de un gobierno dividido, el primer ministro Papandreou está a punto de caer, luego de acordar con varios ministros su dimisión y entregar el poder a un gobierno de coalición si gana este viernes una moción de confianza, lo que se anticipa improbable, ante la pérdida de apoyo entre las filas de su propio partido.

Papandreou se defendió y dijo que el plan del referendo que provocó revuelo en el país y en la zona euro ha obligado a la oposición a aceptar el rescate de 130 mil millones de euros y sus condiciones, que incluyen una nueva ola de profundas medidas de austeridad.

Fuentes señalaron que los ministros implicados en el acuerdo estuvieron encabezados por el de Finanzas, Evangelos Venizelos, quien rechazó los planes de convocar al referendo y se distanció del primer ministro, horas después de que el país recibiera un ultimátum de Alemania y Francia para que cambiaran de idea y acaten el plan elaborado por los europeos.

En tanto, la oposición de derecha pide un gobierno de transición compuesto por expertos y no por políticos. La hora de la verdad será la noche del viernes, cuando termine el debate parlamentario y se proceda al voto de confianza.

Mercados

En respuesta al anuncio de la cancelación de la consulta popular en Grecia, las bolsas mundiales subieron en promedio más de 2 por ciento, los precios del petróleo también subieron y el euro se apreció frente al dólar.

Fráncfort ganó 2.81 por ciento, París 2.73, Milán 3.23, Londres 1.12, Madrid 1.61 y Atenas 1.86.

En la bolsa de Nueva York el Dow Jones avanzó 1.76 por ciento, el Standard and Poor’s 500 1.88 y el Nasdaq 2.20, mientras las plazas latinoamericanas siguieron la tendencia. La Bolsa Mexicana de Valores ganó 2.34 por ciento y llegó a 36 mil 579.07 puntos; Sao Paulo 1.52, Buenos Aires 3.47 y Santiago 0.15.

Pero los mercados siguen aumentando el cerco a Italia, cuyos bonos a 10 años alcanzaron este jueves un nivel récord de 6.399 por ciento, síntoma de la persistente desconfianza de los inversores ante este país, con una deuda de 1.9 billones de euros, equivalente a 120 por ciento de su PIB.

Los griegos se han opuesto ferozmente a la reducción del gasto, las alzas de impuestos y la pérdida de empleos, el precio que han debido pagar por la ayuda financiera del FMI y la Unión Europea para hacer frente al déficit presupuestario de la nación y la enorme deuda, que a finales de 2010 llegó a 300 mil millones de euros, cerca de 150 por ciento de su PIB. Esto ha llevado a una oleada de huelgas y estallidos de violencia en las calles del país en los últimos dos años.

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.