Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes Opinión: México, cómo organizar la desobediencia ciudadana. Víctor M. Toledo
Acciones de Documento

Opinión: México, cómo organizar la desobediencia ciudadana. Víctor M. Toledo

Última modificación 07/09/2012 18:43
por Tania Molina

“Muerto el perro, se acabó la rabia”. Se trata del extraño cadáver de la democracia y de la epidemia provocada por el modelo de civilización dominante. De la democracia llamada representativa. La misma que en buena parte del mundo no sólo no expresa ya el sentir complejo y dinámico de las ciudadanías, sino que se ha confirmado como un eficiente mecanismo por el que los monopolios económicos y políticos del mundo, las corporaciones y los gobiernos explotan impíamente a las sociedades. El uno por ciento contra el 99 por ciento: Rusia, Estados Unidos, España, Grecia, Chile, Portugal, Italia…

Publicado el: 7 de septiembre de 2012
Opinión: México, cómo organizar la desobediencia ciudadana. Víctor M. Toledo

Integrantes de #YoSoy132 tomaron ayer la caseta de cuota DF–Cuernavaca y permitieron el paso libre a los conductores, en protesta por la situación política y en demanda de mayor financiamiento público a la educación. Foto: Carlos Cisneros

 

Víctor M. Toledo

Publicada el 7 de septiembre en la versión impresa.

Muerto el perro, se acabó la rabia. Se trata del extraño cadáver de la democracia y de la epidemia provocada por el modelo de civilización dominante. De la democracia llamada representativa. La misma que en buena parte del mundo no sólo no expresa ya el sentir complejo y dinámico de las ciudadanías, sino que se ha confirmado como un eficiente mecanismo por el que los monopolios económicos y políticos del mundo, las corporaciones y los gobiernos explotan impíamente a las sociedades. El uno por ciento contra el 99 por ciento: Rusia, Estados Unidos, España, Grecia, Chile, Portugal, Italia…

En México, por sexta vez en su historia reciente, se comete fraude electoral para impedir que acceda al poder un grupo diferente al que domina desde hace unos 80 años. Los mexicanos no podemos seguir creyendo en ello. Hoy es tiempo de pasar a la democracia participativa. Como en el resto del mundo, en México la democracia representativa no ha evitado la expansión del neoliberalismo ni la de los monopolios y mafias legales e ilegales. Tampoco ha podido detener el agudo deterioro ambiental, convertido ya en crisis ecológica global que amenaza a todos y a todo sin distinción. Con la farsa escenificada por los siete ministros del tribunal electoral, a quienes un twitero calificó de sicarios de toga y birrete, termina un ciclo de dominación y comienza otro; esta vez con un delincuente como presidente. Sólo que ni en el país ni en el mundo es 2006, y mucho menos 1988, es más bien un 68 re-creado. Ha llegado la hora de organizar la resistencia social.

La resistencia o desobediencia ciudadana es imposible sin la organización de la sociedad y de su acción concertada y con objetivos. Es el paso obligado de las masas, fácilmente manipulables por caudillos y líderes, a las ciudadanías. Morena (Movimiento Regeneración Nacional), por ejemplo, debe dejar de ser ese cúmulo de gente honesta y combativa pero organizada desde arriba, sin estructura orgánica, para convertirse en un verdadero movimiento social donde las decisiones se tomen colectivamente. El manifiesto de AMLO, valiente, digno y decisivo, sigue siendo por desgracia un monumento al caudillismo. La dignidad se sigue conjugando en primera persona. ¿Quién decidirá el cómo, cuándo y dónde de la desobediencia ciudadana? Morena, al igual que el #YoSoy132 y los otros movimientos contra la imposición y el fraude electoral, o es horizontal, flexible, espontáneo, descentralizado y creativo, o no será. Las redes sociales no pueden reproducir a los partidos verticales, rígidos y burocráticos de derecha, centro o izquierda. ¿Qué es la desobediencia ciudadana? Es un derecho a la rebelión, “…una práctica pública, no violenta, consciente y política, contraria a una ley u orden de autoridad considerada injusta o ilegítima, que la sociedad civil emprende con el objetivo de invalidar dicha ley u orden y de inaugurar una nueva legalidad en la que aquellos derechos sociales y civiles que la ley niega se vean de facto reconocidos”.

Dicho conjunto de acciones son legítimas en una sociedad libre, dirigidas a despertar conciencias, poner en evidencia a los corruptos o quitar la máscara de los gobernantes convertidos en delincuentes. Por ello, cada acción es esencialmente informativa, sorpresiva, espectacular y emotiva, y tendente a cuestionar el orden vigente y a empoderar al resto de los ciudadanos, que por lo común permanecen aislados y cautivos del miedo. La desobediencia se hace tomando por asalto los lugares públicos, calles, plazas, parques, centros comerciales y jardines, para celebrar la fiesta, el juego, la poesía colectiva. Una estrategia clave de la desobediencia civil: es preferible mil acciones de 100 ciudadanos que 100 mil ciudadanos juntos. ¡Ello vuelve loco al sistema! En otra dimensión, la desobediencia se practica generando la autogestión ciudadana, como decisiones independientes por asambleas de base, consultas, referendos y elecciones organizadas por la sociedad, negativa a pagar impuestos, creación de monedas no oficiales, de radios y televisoras independientes, boicots económicos a empresas, creación de cooperativas para sustituir bancos, escuelas, comercios y mercados, y redes de consumo responsable.

¿Cuales son las posibilidades de éxito de esas acciones? Muchas, por la sencilla razón de que hoy enfrentamos a un poder acorralado. Su debilidad queda develada y a la luz de luna cuando los mexicanos se preguntan: ¿dónde están las muchedumbres de seguidores del candidato triunfador festejando el triunfo? ¿Por qué no hay una sola plaza o calle con los militantes festinando? Los únicos que festejan son los del aparato: líderes y miembros notables de la clase política, empresarial, mediática, financiera, eclesiástica, sindical y su masa servil de asistentes. Disponemos de dos evidencias robustas para explicar el fenómeno: el triunfo oficial del PRI está basado en algo más de 19 millones de votos o el 24 por ciento del total del padrón. De esos podemos estimar que emitidos de manera libre, espontánea y legítima no fueron más de 12 millones, equivalentes a sólo 15 por ciento del total. El estudio realizado por Alianza Cívica el día de la elección, que movilizó a 500 encuestadores en todo el país y con un nivel de confiabilidad de 95 por ciento, detectó 28 por ciento de los votos emitidos bajo alguna forma de coacción, es decir unos 14 millones.

Por otra parte, un estudio matemático riguroso realizado por el investigador Ángel Zambrano, basado en un detallado análisis estadístico de las relaciones entre votos nulos (2.5 por ciento del total) y patrones de votación de los candidatos, reveló que la suma oficial de votos de Enrique Peña Nieto está potencialmente inflada en alrededor de 40 por ciento, casi 7.7 millones de votos, mientras existe evidencia numérica de que a AMLO le desaparecieron alrededor de 3.2 millones. Si los casi 16 millones de mexicanos que votaron por AMLO se ganan a los 30 millones que no votaron o anularon, la gran farsa electoral que se ha montado con la participación de los principales agentes del poder fáctico será derrotada súbita o gradualmente. Todo depende de que nos organicemos.


Encuentro por lo menos una falacia

Enviado por Oscar Chavoya-Aceves en 08/09/2012 14:09
" El manifiesto de AMLO, valiente, digno y decisivo, sigue siendo por desgracia un monumento al caudillismo." Se usa la expresión para descalificar a López Obrador. ¿Qué si es caudillismo? Las ideas que dan coherencia a un movimiento ciudadano son, por su propia naturaleza, productos de uno o varios cerebros. Una persona o varias tienen que pensar y articular esos objetivos y metas del movimiento ciudadano. Si es López Obrador, pues que sea López Obrador, si lo que propone es viable y coherente. ¿Cuál es el problema con que sea caudillismo o lo que se quiera?

Estoy de acuerdo contigo

Enviado por patricia giron en 08/09/2012 14:09
Muera el Mal gobierno, Muera Salinas, Muera Elba Ester, Mueran politicos ambisiosos y guevones, Muera la clase política corrupta, Muera el clero hipócrita.

Como organizar desobediencia civil

Enviado por Raquel Medina en 08/09/2012 14:10
Sr. Toledo. La idea que esta usted dando es verdaderamente fantastica!
El tomar muchos, muchos lugares publicos, me parece una excelente idea. Ojala esta idea tenga la respuesta que merece!

La resistencia civil debe empezar por un bloqueo

Enviado por Roger keller Serra en 08/09/2012 18:56
La resistencia civil debe empezar por un bloqueo economico al gobierno, el incumlimiento al pago de impuestos, sobre todo los que sirven para pagar las nominas de los serviles para debilitar la estructura alineada, de los que viven del sistema, y los que tienen que besarle las patas a sus jefes en las oficinas de gobierno, esos son los lugares que se deben de tomar primeramente, al no haber subsidio para los arrastrados se debilitara la cabeza indudablemente, esto por supuesto es mas facil decirlo que hacerlo, pero que es lo que los mexicanos estamos esperando? que vengan los extraterrestres a hacer lo que le corresponde a cien millones de mexicanos, dejemos de ser una bola de arrodillados ante los magnates de pacotilla que tenemos en Mexico, estos buitres no pueden estar por encima de una nacion ni un segundo mas, en este pais han hecho sus fortunas y es asi como le pagan, Mexico ya no se puede dar el lujo de tener a estos parasitos dominandolo con gobernantes espurios y corruptos hasta el tuetano, YA DESPIERTA MEXICO DE TU SUEÑO DEMOCRATICO, es una perfecta farsa.......!

Resistencia civil

Enviado por Indalecio en 09/09/2012 23:02
Plantón alrededor de las boyas de venta de crudo, plantón a la salida de puentes internacionales y de puertos, estrangular la economía internacional y el flujo de efectivo al gobierno!

igual a la guerra de guerrilas pero sin armas

Enviado por Manuel en 08/09/2012 18:56
Me parece buena la implementacion de hacer actos que molesten a la autoridad que protege al sistema, pero a veces el gobierno impone reglas como en los tiempos de porfirio diaz como poner a trabajar a los desempleados, ahora en España han ideado poner a trabajar a que reciben dinero por el seguro del desempleo, solo que a ellos los tienen controlados, y lo de los caudillos esta bien que salten al ruedo, en la guerra de la desobediencia civil todo se puede, gracias por las ideas las expondré donde pueda.

)(

Enviado por mar en 08/09/2012 18:57
Tomando conciencia sobre las cosas buenas o malas, sera la unica manera pacifica y civilizada de actuar, pero entendiendo nuestra complicidad ya sea voluntariamente o involuntariamente, para no caer en lo convenenciero y mantenernos verdaderamente fieles y leales a nosotros mismos.

Desobediencia Civil

Enviado por JLDLR en 09/09/2012 23:02
Si no quieren pagar impuestos, muy bien, ¡excelente! Pero tampoco acepten dinero del erario para sus campañas. ¡Cero pesos a Morena!

Resistencia Civil

Enviado por Indalecio en 09/09/2012 23:08
Y si los 15 millones que no estamos de acuerdo con el "presidente electo" no le permitimos hacerse del dinero que nos corresponde? o sea explotar nuestra parte de petroleo ni realizar transacciones comerciales en nuestro nombre? Me explico:
Que tal si pacíficamente y por unos días rodeamos las boyas de venta de crudo en cayo arcas y en los demás puntos de venta de crudo en el golfo de México? Que tal si cerramos los gaseoductos de exportación al norte? Si evitamos que ingrese mercancía de los tratados de libre comercio por los puentes internacionales y por los puertos? esto sin violencia, solo acampando a la salida de los mismos? Que tal si con estas acciones el nuevo gobierno no se hace de recursos económicos y pierde el respaldo de los ricos? Piensen un rato mi propuesta y verán que cuando se acaben sus reservas económicas no tendrán más alternativa que negociar la salida de su presidente impuesto.
Durante el cierre de pozos el consumo nacional seguirá normal y con el cierre de puertos y puentes internacionales seguiremos promoviendo el comercio local y la producción local para satisfacer las demandas más urgentes!
Si esto no funciona, dejemos de pagar las deudas de las tarjetas y los préstamos de autos! verán!

Resistencia civil

Enviado por Chakaman8 en 10/09/2012 18:59
Si, deja de pagar tu auto y tus tarjetas y la lus y el agua, deja de pagar todo lo que quieras, pero no se te ocurra nunca solicitar un servicio, asi te estes muriendo... Saludos

Desobediencia

Enviado por georgina en 10/09/2012 18:59
Me parece que el realizar este tipo de acciones también van en contra nuestra.
Si se realizan acciones de este tipo tendrémos que estar seguros que no iremos al revés a boicotearnos como individuos ya que esto rebota en el país.
Cambiando leyes y a TODOS los políticos ya que no sacamos uno de todos juntos.

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.