Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes En su cierre de campaña, López Obrador agradece al movimiento estudiantil
Acciones de Documento

En su cierre de campaña, López Obrador agradece al movimiento estudiantil

Última modificación 29/06/2012 10:34
por Tania Molina

Es culpa del tiempo, no de las campañas: “¡Qué vivan los jóvenes! ¡Qué vivan los estudiantes!”, grita Andrés Manuel López Obrador, agradecido de que el movimiento juvenil haya “ayudado a sacudir las conciencias”. Las decenas de miles que alcanzaron lugar en el Zócalo responden con la mayor ovación de la tarde, si se exceptúan las dedicadas al candidato, que tarda más de dos horas en hacer el recorrido del Ángel de la Independencia a la Plaza de la Constitución.

Publicado el: 28 de junio de 2012
En su cierre de campaña, López Obrador agradece al movimiento estudiantil

Enmedio de la efervescencia popular y entre gritos reiterados de “¡presidente, presidente!”, el candidato del Movimiento Progresista dio el cerrojazo a su campaña, en la Plaza de la Constitución. Foto: José Carlo González

 

Arturo Cano

Publicada el 28 de junio en la versión impresa.

Es culpa del tiempo, no de las campañas: ¡Qué vivan los jóvenes! ¡Qué vivan los estudiantes!, grita Andrés Manuel López Obrador, agradecido de que el movimiento juvenil haya ayudado a sacudir las conciencias. Las decenas de miles que alcanzaron lugar en el Zócalo responden con la mayor ovación de la tarde, si se exceptúan las dedicadas al candidato, que tarda más de dos horas en hacer el recorrido del Ángel de la Independencia a la Plaza de la Constitución.

Poco antes, López Obrador ha vuelto a presentar a quienes integrarían su gabinete. El público tiene sus preferencias. Los gritos son más altos cuando menciona a Cuauhtémoc Cárdenas, Elena Poniatowska, Juan Ramón de la Fuente y Marcelo Ebrard. En ese orden, del más alto al menor.

¡Pre-si-den-te, pre-si-den-te!, ha sonado el grito al recibir al candidato del Movimiento Progresista. Pero la espera ha sido larga y la creatividad escénica, por así llamarla, realmente pobre. Muchos, distraídos en la espera, llegados muy temprano a la plancha del Zócalo, reaccionan en el momento en que lo ven aparecer en las grandes pantallas, en los extremos del escenario.

Sólo el entusiasmo de la gente, de los más aguantadores, hace que López Obrador sea recibido con el grito de presidente.

Antes de la llegada del candidato han tomado la palabra algunos de los integrantes de su gabinete y también el aspirante a la jefatura de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. Más para hacer tiempo que por cumplir un plan que incluya, por ejemplo, presentar a los candidatos a diputados, senadores y gobernadores.

Cuando llega el candidato, nadie le avisa a la actriz Dolores Heredia, a cargo de un mensaje inicial, que hay cambio de agenda. Así que ella pregunta si Mancera quiere volver a hablar.

¡Obrador, Obrador, Obrador!, se impone la plaza.

Mancera toma el micrófono otra vez y dice sólo dos frases.

Habla el candidato.

El lugar de Morena

El cierre de López Obrador, su segundo como candidato a la Presidencia de la República, es, en cierto sentido, una alegoría de su campaña. No de los últimos 90 días oficiales, sino de un largo recorrido que comenzó con el levantamiento del plantón en 2006.

López Obrador tarda más de dos horas en el recorrido entre el Ángel de la Independencia y el Zócalo. El andar es lento, porque miles, que han colmado la ancha avenida desde muy temprano, quieren acercarse a la descubierta donde avanza el candidato presidencial al lado de Cuauhtémoc Cárdenas, Alejandro Encinas y otras figuras.

Un andar paso a paso, como el suyo de cinco años pueblo a pueblo, siempre rodeado, estrujado, apachurrado por la gente.

¿Cómo llega López Obrador a su cierre? Hicimos la mejor campaña, dice, y expresa una y otra vez el agradecimiento a quienes lo apoyan. Ustedes son el motor del cambio verdadero. Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada, se arranca, y de ahí hila un discurso que es en parte reiteración de las propuestas que ha hecho a lo largo de la campaña. En el centro, el combate a la corrupción. Pero también habla de empleo, salarios, salud y educación, de reducción de precios de los combustibles.

Y de la violencia, claro. Vamos a serenar al país; no enfrentaremos el mal con el mal, reitera.

En el balance de su campaña va al principio, pero es más que parco en el elogio: Se resolvió bien lo de la candidatura. Marcelo Ebrard actuó a la altura de las circunstancias.

Agradece en ese mismo paquete a Cárdenas y a los tres partidos que lo apoyan (el PRD se lleva el aplauso más flojo). El lugar destacado es para su creación, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena, que obtiene el aplauso más sonoro).

Morena fue la base para llevar a cabo la campaña con organización, efectividad y entusiasmo.

Vamos a ganar

A mediados de mayo, López Obrador mostró a los dirigentes de la coalición los resultados de sus encuestas. Iba en ascenso y Peña Nieto caía. Explicó con detalle y remató: Vamos a ganar.

Los primeros incrédulos eran algunos dirigentes perredistas, convencidos, como muchos siguen ahora, de que había sido un error fatal no llevar como candidato a Ebrard. Pero López Obrador logró convencer. No a todos, pero sí a Jesús Zambrano, quien desde entonces enfocó sus baterías a apoyar al candidato y endureció frases contra los priístas.

Pero Zambrano y Dolores Padierna contaron los detalles de la reunión al resto de los integrantes de la Comisión Política Nacional; uno de los principales dirigentes de Nueva Izquierda, futuro senador, peló tamaños ojotes: “Y ahora, ¿qué vamos a hacer? Ese cuate está loco, va a querer que nos bajemos las dietas a la mitad…”

El ascenso de López Obrador fue bien detectado por sus adversarios. La campaña de Enrique Peña Nieto dirigió sus baterías al renacimiento de la guerra sucia.

Un integrante del cuarto de guerra de Josefina Vázquez Mota dice que los números de los panistas apuntaban, en las mismas fechas referidas, a un triunfo de López Obrador. Y enseguida repara: Pero cometió varios grandes errores. Se le pide que precise y sólo menciona dos: su soberbia en el programa Tercer grado, donde volvió a ser el mismo de siempre, y su desempeño en el segundo debate, donde se negó a atacar a Peña Nieto.

La nota que acompañó los resultados que presentó su otrora encuestadora de cabecera, que lo pone 10 puntos debajo de Peña Nieto, concluía: en el proceso electoral presidencial mexicano de 2012 pasó mucho y, al final, no pasó nada.

No lo ven así los miles de obradoristas que hoy se concentran aquí, lo que es de esperarse. Pero lo notable, y diferente, es la presencia de muchos jóvenes, nuevos en estas lides de llenar el Zócalo, que se estrenarán en las urnas este domingo.

Vamos a obtener muchos votos de priístas y panistas, inconformes con el régimen de corrupción y con la mezquindad de personajes de esos partidos, dice el candidato.

A las encuestadoras les tunden en los carteles en la plaza y López Obrador las remata… con otra encuesta: Nuestra última encuesta, no esas que son parte de la propaganda, nos registra que estamos arriba.

La ovación cierra el tema. O lo pospone para el domingo.

Las elecciones de 2012 ya no fueron, insiste el candidato progresista, el mero trámite para imponer a Peña Nieto a golpes de mercadotecnia.

Y le cuenta a la plaza, en el último de sus actos de esta etapa: “Lo escucho en todos los actos: ‘¡Vamos a ganar, vamos a ganar!’”

Jovenes del 132

Enviado por Chuyito Corona en 28/06/2012 15:06
WaHoooo,No lo puedo creer,Estos jovenes estudiantes si que tienen infundia,Si que se han despertado de su letargo,han salido de su capullo,de su nicho de seda,de su limbo,de su mundo de fantasia.de su himnotismo de indiferiencia,para emerger como unos futuros gladiadores,como unos futuros emprendedores,recordandonos a los jovenes Zapatistas de ayer,recordandonos a aquellos valienten heroes de Chapultepec,com diciendole a la sociedad Mexicana,Aqui etamos presentes "Mi General a sus Ordenes" Al Mismo tiempo con respeto mutuo y por que no decirlo? Exijiendo un espacio con su debidA responsabilidad,un espacio politico.Habramos pues los brazos para darles la bienvenida a la esperanza de manana.grasias

Cierre en el zócalo

Enviado por Ramon Arturo Hernandez Toriz en 28/06/2012 15:07
!Yo fuí convencido, nadie me acarreo, y no necesitamos camiones para llegar al zocalo a apoyar el cambio que México necesita!.

Volar al Zocalo

Enviado por Chuyito,Jesus Corona en 28/06/2012 17:03
Jesus Corona dice,Como me gustaria ser Aguila Azteca,De esas que tienen ojos de opalo,para de un volido llegar,desde mi trinchera,al mero corazon del zocalo,y de ahi,otro volido pegar con direccion al Popo,y a Don Gollo rarle grasias,por que, con sus grandes estruendos a nustros jovenes ha podido despertar que en realidad no son pocos., grasias

COMENTAR

Enviado por GALIA DOMINGUEZ en 28/06/2012 17:03
YO FUI Y ME CONSTA QUE LOS CIENTOS DE MILES QUE LLENAMOS EN CENTRO,PUES EL ZÓCALO ERA INSUFICIENTE FUIMOS PORQUE SOMOS CIUDADANOS QUE VAMOS COMO PODEMOS NO QUEREMOS TORTA NI OTRA COSA QUE EL VAMBIO VERDADERO!!!!!!!!!

Sentir el orgullo

Enviado por Alberto en 29/06/2012 10:58
Es una sensaciòn nueva, inefable en varios aspectos, es el sentirse emocionado y orgulloso por primera vez de tener a un lider en quien depositar nuestros anhelos de cambio y desarrollo, a lo largo del tiempo solo hemos sabido de politicos corruptos,rapaces y que solo buscan el enriquecimiento ilicito, por lo que al sumarse a la plaza y gritar a todo pulmòn en apoyo a Obrador se produce una catarsis un bàlsamo al alma y a las ilusiones por tanto tiempo postergadas, por eso y mucho màs ! ES UN HONOR ESTAR CON OBRADOR!

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.