Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes El regreso de Tom
Acciones de Documento

El regreso de Tom

Última modificación 29/12/2011 13:38
por Tania Molina

David Brooks. El monumento a Washington en la capital del país sufrió serios daños durante el sismo de agosto. El Congreso también sufrió, pero de otra manera, al obtener el índice de aprobación más bajo jamás registrado (¡9 por ciento!), y más de tres cuartos de la población creen que el país ha equivocado el rumbo, mientras uno de cada dos habitantes del país más rico del mundo está en la pobreza o gana apenas lo mínimo para atender sus necesidades básicas.

Publicado el: 26 de diciembre de 2011
El regreso de Tom

Campamentos, marchas y otras expresiones de Ocupa Wall Street detonaron una nueva resistencia con miras a la recuperación del rumbo. La imagen es del festejo de tres meses de vida del movimiento, el 17 de diciembre. Foto: Mike Fleshman

 

David Brooks, corresponsal

Publicada el 26 de diciembre en la versión impresa.

 

El monumento a Washington en la capital del país sufrió serios daños durante el sismo de agosto. El Congreso también sufrió, pero de otra manera, al obtener el índice de aprobación más bajo jamás registrado (¡9 por ciento!), y más de tres cuartos de la población creen que el país ha equivocado el rumbo, mientras uno de cada dos habitantes del país más rico del mundo está en la pobreza o gana apenas lo mínimo para atender sus necesidades básicas.

Los daños estructurales tanto a los símbolos como a las vidas de este país no fueron provocados por causas naturales (con la excepción del monumento fálico en el epicentro del superpoder), sino por un largo proceso destructivo de lo que se llamaba el sueño americano.

Bruce Springsteen escribe, en el prólogo del nuevo libro Someplace Like America, que las últimas tres décadas de Estados Unidos son la historia de “la deconstrucción del sueño americano, pieza por pieza, literalmente barra de acero por barra de acero, desbaratado y enviado hacia el sur, al este, a puntos desconocidos... Aquí está el costo en sangre, tesoro y espíritu que la posindustrialización de Estados Unidos ha impuesto sobre sus ciudadanos más leales y olvidados, los hombres y las mujeres que construyeron los edificios en que vivimos, asentaron las autopistas sobre las cuales viajamos, crearon cosas y no pidieron a cambio más que un buen día de trabajo y una vida decente”.

Las historias de estos ciudadanos, estos trabajadores –agrega–, hablan del fracaso de nuestros representantes en detener esta marea (cuando no la promovían abiertamente), de su fracaso en guiar a nuestra economía en una dirección que pudiera servir a la mayoría de los ciudadanos estadunidenses tan trabajadores, y permitir que todo un sistema social fuera secuestrado al servicio de la élite. Las historias de estos ciudadanos comunes, documentadas en el libro por el periodista Dale Maharidge y el fotógrafo Michael Williamson durante 30 años, continúa Springsteen, permiten sentir la destrucción aplastante del propósito, la identidad y el significado en la vida estadunidense, chupada por una plutocracia decidida a exprimir sus últimas gotas de tributo, sin importar el costo humano.

Elogia la presentación de estas historias de trabajadores, desempleados, personas sin techo y otros en su plena humanidad y el vínculo común entre todos. “Al regresarnos ese sentido de conexión universal, crearon espacio para algún optimismo de que aún podemos encontrar el camino de regreso a un terreno más elevado como país y como pueblo… es el único camino adelante”.

Springsteen ha cantado algunas de estas historias, y con ello el jefe del rock se ha rencontrado con el folk, o sea, la música del pueblo y para el pueblo, que es parte de la esencia estadunidense, casi siempre oculta debajo de la superficie. Está en su extraordinaria canción El fantasma de Tom Joad, inspirada por estas historias y con un poco de Steinbeck: Hombres caminando a lo largo de las vías del ferrocarril/hacia algún lugar sin retorno/helicópteros de la patrulla de caminos se aproximan desde la loma/sopa caliente sobre un fogata debajo del puente/la cola para el albergue da vuelta a la esquina/Bienvenidos al nuevo orden mundial:/familias durmiendo en sus coches en el suroeste/sin casa, sin empleo, sin paz, sin descanso.

Pero ante esto, en estos últimos días y semanas de 2011, también han brotado los otros versos de ese canto en las calles de este país, con ese mismo mensaje de optimismo que surge de la solidaridad, de la conexión universal. Campamentos y otras expresiones de Ocupa Wall Street inauguraron, detonaron, una nueva resistencia, un capítulo más de la larga historia de rebelión también casi siempre oculta en aproximadamente mil 400 ciudades y pueblos a lo largo y ancho del país. Algunas de las manifestaciones y marchas fueron acompañadas por veteranos de las viejas luchas (del movimiento de derechos civiles, del movimiento anti-guerra, del movimiento altermundista, del movimiento obrero y más) junto con algunos de sus trovadores, canciones y banderas. Ahí esta Pete Seeger, ahí está la maravillosa canción de la lucha minera Which Side Are You On?, junto con himnos de varias luchas más.

Escenas simples en los campamentos Ocupa: dos sindicalistas, un veterano de guerra, cuatro estudiantes universitarios, tres maestras, un reverendo, un rabino, un imán, un poeta, una madre soltera, unos inmigrantes latinoamericanos y otros africanos… estos encuentros, estos hallazgos, estas reuniones rompieron silencios, el clima de temor impuesto por el 11-S, el aislamiento producto de Facebook, Twitter y la Internet (que no dejan oler, probar, bailar ni sentir otro cuerpo, otra vida) fueron tal vez lo más peligroso que ha ocurrido en este país en tiempos recientes: peligroso para los dueños del juego.

Policías empleando equipos y capacitación antiterrorista fueron enviados para enfrentar a este mosaico popular desarmado que se atrevió a juntarse y ocupar espacio público. Pero más que eso, abrió la puerta al canto de ira, al canto de solidaridad, al canto de resistencia, declarando que rehusaba ya cantar los versos compuestos por el 1 por ciento. Con ello, todo cambió, por ahora.

Tom Joad incluye versos tomados de la novela de John Steinbeck, donde Tom, que está por morir, consuela a su madre: “Ahora Tom dijo: ‘Madre, donde esté un policía golpeando a un tipo/donde grite un recién nacido hambriento/donde haya una lucha contra la sangre y el odio en el aire/Búscame ahí mamá, ahí estaré/donde haya alguien que luche por un lugar para ponerse de pie/O por una chamba decente o una mano de ayuda/donde esté alguien luchando por ser libre/Ve en sus ojos, mamá, ahí me verás”. [Una versión magnífica de esta canción es la de Springsteen y Morello].

Otro símbolo nacional ahora está dañado y por lo tanto bajo protección estatal. El toro de Wall Street, esa escultura de bronce ubicada donde acaba la gran avenida Broadway, en el punto sur de Nueva York, está literalmente acorralado, detrás de barreras metálicas con policía asignada las 24 horas para defenderlo.

Pero ya es demasiado tarde. Ya nacieron las promesas rebeldes que son la esencia del cuento navideño, y el año concluye con versos muy diferentes a los que se cantaban hace 12 meses. Tom está presente. De nuevo.

gracias!

Enviado por Alejandro Romero en 27/12/2011 22:01
Maravilloso texto!!!

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.