Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes El regreso de los guardianes del Tepozteco (ante las nuevas amenazas de destrucción)
Acciones de Documento

El regreso de los guardianes del Tepozteco (ante las nuevas amenazas de destrucción)

Última modificación 13/08/2012 20:34
por Tania Molina

NUEVAMENTE EL HISTÓRICO y combativo pueblo de Tepoztlán libra una batalla en defensa de su territorio. En esta ocasión es contra la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, la cual, indican los comuneros, dividirá comunidades; destruirá especies vegetales y animales protegidas de la región; y violará la protección ecológica otorgada al Parque Nacional del Tepozteco, además del considerable aumento de ruido y humo en un territorio que es un gran captador de agua que alimenta las necesidades de la población de la mayor parte del estado de Morelos.

Publicado el: 13 de agosto de 2012
El regreso de los guardianes del Tepozteco (ante las nuevas amenazas de destrucción)

La muerte busca pretextos, Ciudad de México, ca. 1958. Foto: Héctor García

 

Gloria Muñoz Ramírez y Jaime Quintana Guerrero

Publicada el 11 de agosto en el suplemento Ojarasca.

Nuevamente el histórico y combativo pueblo de Tepoztlán libra una batalla en defensa de su territorio. En esta ocasión es contra la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, la cual, indican los comuneros, dividirá comunidades; destruirá especies vegetales y animales protegidas de la región; y violará la protección ecológica otorgada al Parque Nacional del Tepozteco, además del considerable aumento de ruido y humo en un territorio que es un gran captador de agua que alimenta las necesidades de la población de la mayor parte del estado de Morelos.

La ampliación de la autopista es la base para implementar otros proyectos, pues Tepoztlán está en la mira del gobierno y de los inversionistas. Esta imposición del saqueo y venta del territorio se realiza sin la consulta y aval de los pueblos; están pasando por encima de las costumbres y tradiciones de las comunidades, que es lo único que tenemos y eso no está en venta”, señala Lucila García, del Frente en Defensa de Tepoztlán (FDT).

Reunidos en la Asamblea Comunitaria Popular, los comuneros están difundiendo información y convocando a la población a defender lo comunal y los sitios sagrados. Ampliar la autopista La Pera-Cuautla, advierten, implica la destrucción del territorio. Los “verdaderos beneficiarios de la construcción”, indican, “son las empresas a las que este gobierno vendepatrias está entregando nuestra nación”.

Tepoztlán es mayoritariamente una tierra comunal en la que se encuentran los poblados de Santa Catarina, San Andrés de la Cal, Ocotitlán, Amatlán, Ecatepec, Jilotepec y Santiago Tepetlapa, que se ven amenazadas de división por la ampliación.

Todas estas comunidades se encuentran en territorios altos de Morelos. En 1937 la región fue decretada por Lázaro Cárdenas como Parque Nacional El Tepozteco; en 1988 fue declarada Corredor Biológico Ajusco Chichinahuatzin y en el año 2000, esta riqueza quedó protegida por el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial.

La nueva amenaza de la carretera provocó que, como en otros tiempos, volvieran a reunirse los pobladores y conformaron el Frente en Defensa de Tepoztlán para crear un consejo que enfrentara jurídicamente el problema. En estos momentos están organizados en asamblea permanente con el objetivo primordial de informar a la población sobre los daños de la obra, “para que la gente se exprese públicamente y se tomen acciones”, señala Manuel Contreras, comunicador y miembro de este Frente. La meta, añade, “es defender los recursos naturales, los derechos económicos, sociales y culturales. Es, en resumen,  la defensa de la vida”.

La historia combativa del pueblo de Tepoztlán no es poca cosa. Los habitantes se refieren a la resistencia emblemática en tiempos de la Revolución, cuando “le tocó a Emiliano Zapata y a Rubén Jaramillo estar al frente de los pueblos, pero fueron los pobladores la base de la lucha y los que establecieron los mecanismos, métodos y formas de organización”, afirma Guillermo Hernández Chapa, originario de la comunidad de Santa Catarina.

Posteriormente, explica Hernández Chapa, ya en 1979 los comuneros rechazaron la construcción de una cárcel y tiempo después libraron varias batallas contra proyectos turísticos, como un teleférico desde el cerro de Chalchi al Tepozteco; y después de un periférico, circuito carretero al pie del mismo cerro. Más adelante encabezaron la emblemática resistencia contra la construcción de un club de golf, lucha en la que participaron diversos sectores de la comunidad: “Fue uno de los movimientos campesinos más importantes de Morelos, en el que emprendieron el ejercicio de gobierno propio, avalado por el artículo 39 constitucional”, recuerda el entrevistado.

El pueblo de Tepoztlán conserva los títulos primordiales que el Virreinato le otorgó como comunidad, lo que lo acredita como dueño de las tierras y es con lo que promueven siempre su defensa. Son varios los proyectos que se han querido impulsar y que las asambleas comunitarias han rechazado.

El 28 de marzo 1995, en una asamblea comunitaria de más de dos mil 500 campesinos, ejidatarios y comerciantes de 15 de las 17 comunidades de Tepoztlán, acordaron constituir el Comité de la Unidad Tepozteca (CUT), destituir a las autoridades y desconocer los acuerdos con los inversionistas. La cut organizó entonces las labores del movimiento y el 25 de septiembre convocó a elecciones libres, nombrando al primer Ayuntamiento Constitucional Libre y Popular de Tepoztlán.

En el 2012 el pueblo vuelve a la escena de la resistencia con la organización contra la ampliación de una autopista que tiene 50 años de haber sido construida y que se pretende pase de cuatro a cinco carriles, con el objetivo de aumentar aún más el tráfico de tráileres, con una inversión de 945 millones de pesos. De permitirse, se cerrarán pasos existentes de manera permanente y se expropiarán 125 hectáreas del territorio de Tepoztlán (un tramo de 21 kilómetros por 60 metros de ancho).

El gobierno, señalan los pobladores, no ha consultado a la comunidad que, adelantan, “no está de acuerdo”. Además, insisten, es una obra innecesaria, pues la mejor ruta para los tráileres es por la carretera de Cañón de Lobos, situación que la propia Secretaría de Comunicaciones y Transportes confirma en su página web.

Lázaro Rodríguez Castañeda, comunero y presidente en 1995 del entonces gobierno popular, advierte que “las autoridades municipales saben cuál es la postura del pueblo de Tepoztlán, pero se mantienen al margen para que no descubran las formas mañosas que tienen”.

“El gobierno de Graco Ramírez tendrá que atenerse a las consecuencias. Nosotros vamos a lo que vamos, y no vamos a escatimar para defender todo lo que nos caracteriza como pueblo: nuestra tierra, costumbres, fiestas y tradiciones”, reitera Rodríguez Castañeda, incansable luchador de Tepoztlán.

“Llamamos al gobierno y a las empresas a abstenerse de destruir y devastar nuestro territorio.  Haremos respetar el mandato de la Asamblea Comunitaria Popular, que se realizará el  24 de agosto”, advierte por su parte Guillermo Hernández.

 

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.