Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes El derecho a la dignidad. Entrevista con Camila Vallejo
Acciones de Documento

El derecho a la dignidad. Entrevista con Camila Vallejo

Última modificación 28/11/2011 09:46
por Tania Molina

Santiago de Chile. Un renovado movimiento estudiantil crece en Chile desde mayo de este año. Son ya seis meses de protestas en las calles, asambleas y articulaciones con otros sectores de la sociedad, bajo la demanda primera de un nuevo modelo de educación que se traduce en “una demanda contra el sistema político y económico en general”. Camila Vallejo, de 23 años, estudiante de la carrera de Geografía y presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, se convirtió en una de las figuras más visibles del movimiento más importante en Chile desde la llegada de la Concertación.

Publicado el: 27 de noviembre de 2011
El derecho a la dignidad. Entrevista con Camila Vallejo

Foto: Horment

 

Oleg Yasinsky

Publicada el 27 de noviembre en la versión impresa de La Jornada Semanal.

 

Santiago de Chile. Un renovado movimiento estudiantil crece en Chile desde mayo de este año. Son ya seis meses de protestas en las calles, asambleas y articulaciones con otros sectores de la sociedad, bajo la demanda primera de un nuevo modelo de educación que se traduce en “una demanda contra el sistema político y económico en general”.

Camila Vallejo, una joven de veintitrés años, estudiante de la carrera de Geografía, se convirtió en una de las figuras más visibles del movimiento más importante en Chile desde la llegada de la Concertación. Presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, militante de las Juventudes Comunistas, Camila es el centro de atracción de los medios de comunicación. Todos hablan de su particular belleza, de su discurso fresco o “duro”, de su fortaleza dentro de un movimiento que, a pesar de la represión ejercida durante sus movilizaciones, se mantiene de pie.

Para conseguir una entrevista con Camila la fila es larga. Medios de comunicación de muchas partes del mundo la quieren entrevistar y la espera puede tardar semanas. Esta es la primera que le concede a un medio de origen mexicano, y se refiere a los retos y esperanzas del movimiento, a los logros obtenidos y a los temores actuales.

Camila habla de la influencia de las redes sociales y afirma que ni el facebook ni el twitter “han levantado este movimiento”; al gobierno de la Concertación lo define como “la otra derecha” en Chile y, finalmente, saluda a los estudiantes de la unam y envía un mensaje a los jóvenes de América Latina.

De su actual protagonismo o liderazgo, Camila afirma que no tiene tiempo de que se le suban los humos a la cabeza. “Nosotros estamos en las cámaras, en las reuniones y haciendo mil cosas, pero se olvidan de todo el trabajo que están haciendo los compañeros, y sin ellos no sería posible esto. No serviría de nada si nosotros convocamos a una manifestación o una jornada y vamos sólo nosotros. Quien está construyendo la base de este movimiento son todos los estudiantes, trabajadores, profesores que trabajan a diario. Esto lo tenemos claro y ha ayudado mucho a no permitir que se nos suban los humos a la cabeza.”

Admiradora de Salvador Allende, Víctor Jara y Violeta Parra “como luchadores en el ámbito de la política y de la cultura”, del Che y de Mariátegui, lectora de Eduardo Galeano, Claudio Naranjo, Freire, Gramsci, Lenin y Marx, y de Víctor Santos, además de novelas, Camila gusta de la música “que experimenta con distintas culturas, que explota un poco la globalización, pero la buena parte de la globalización”.

La vocera del movimiento que ha puesto de cabeza al gobierno de Sebastián Piñera, como parte de “algo más grande” que demanda no sólo reformas en el ámbito de la educación, sino reformas sustanciales al modelo económico y político establecido durante la dictadura de Augusto Pinochet, señala que antes de las movilizaciones estudiantiles actuales, en Chile hubo otras manifestaciones que aunque no fueron tan masivas “sí fueron importantes y plantearon cambios sobre la mesa, pero nuestra institucionalidad política no les permitió expresarse”.

Lo que hay ahora, explica, “es una acumulación del descontento que obviamente tiene que ver con el desarrollo, la perpetuación y la profundización de la desigualdad en nuestro país. La gente ha tomado conciencia de que esa desigualdad no es por mero continuismo de algo, sino que se está reproduciendo [como] producto del sistema imperante que fue instaurado a fuerza en la dictadura. Ahí se refleja que este estallido social no es algo espontáneo, sino que viene de toda esa acumulación y maduración de luchas sociales anteriores”.

Sobre el apoyo multitudinario a las manifestaciones estudiantiles, Camila Vallejo advierte que se debe a que se están “atacando problemas medulares del sistema y creo que eso ha generado transversalidad. Aquí no es una lucha gremial, por la defensa de algo corporativo o algo que no involucre directamente a los estudiantes, sino que la problemática que se ha planteado y la demanda que se erige es una demanda social que es para todos, no solamente para la actual generación sino para la futura, y eso ha generado simpatía y también ha despertado la conciencia de mucha gente, devolviendo la esperanza a quienes habían luchado anteriormente pero por temor no siguieron luchando. Creo que eso ha sido la principal riqueza de este movimiento: la transversalidad, el despertar de la conciencia, el atacar el problema medular y, por sobre todo, la consecuencia del movimiento”. Hasta el momento, dice orgullosa, no se han alcanzado acuerdos “no por intransigencia sino por responsabilidad ante cuestiones que para nosotros son éticas y morales, que son lucha legítima”.

Miedos y esperanzas

Para Camila, “la esperanza es mucha, porque se ve que Chile ya no es el mismo de antes, que a partir de esto hay un despertar pero también un cambio o el inicio de un cambio en la estructura mental; y que a partir de aquí se pueden desarrollar procesos de construcción mucho más arraigados en la base social que posibiliten reconstruir el tejido social que se ha destruido durante la dictadura”.

En cuanto a los temores, la estudiante con mayores reflectores en los últimos años en el mundo entero señala que “el más grande temor es que esto se mantenga de manera lineal y que no tenga éxito, y que la frustración sea tan grande que el repliegue también sea muy prolongado. En ese sentido, el cómo poder hacer ahora un repliegue táctico para la acumulación de fuerza y para replantear la estrategia, dado que el gobierno no está haciendo nada, creo que es el mayor temor. ‘¿Qué va a pasar con esto?’ no solamente lo decía Lenin sino también otros grandes intelectuales respecto de cómo tienen que darse las luchas sociales; es que hay momentos donde no se puede hacer sólo presión, sino que se tiene también que tomar el pulso, retroceder y volver a presionar con más fuerza. Y creo que eso falta, y todavía no lo hemos podido aplicar”.

Sobre el uso de las redes sociales y el lugar que ocupan dentro del movimiento estudiantil, Camila no tiene dudas: “Son una herramienta dinamizadora de los flujos de información, de las convocatorias, han permitido mayor fluidez pero no han sido el factor determinante para la articulación de un movimiento amplio y masivo. Creo que eso se trabaja en el seno de la organización, de una forma personalizada. Este movimiento no se levantó gracias a las redes sociales.”

En determinado momento, señala, “nos dimos cuenta de que estábamos dando un salto cualitativo y que aquí no solamente se cuestionaba la calidad de la educación, sino la calidad de nuestra democracia. No me gusta el concepto de calidad, pero puede usarse un poco para entenderlo bien. La nuestra es una democracia coja, débil, que requiere replantearse, reformularse y, en ese cuestionamiento, empiezan a involucrarse otras muchas organizaciones, muchos otros sectores, donde está la principal riqueza del movimiento actual. Se involucran trabajadores, pobladores, movimientos ecologistas, homosexuales, etcétera. Todas las minorías con planteamientos de mayorías”.

En cuanto al papel que juegan los partidos políticos de izquierda, Vallejo dice coincidir con el subcomandante Marcos, y afirma que en Chile “la Concertación es la otra derecha”. Aquí, explica, “nunca tuvimos un regreso a la democracia dentro de un proceso de transición; es como una transición que nunca termina, pero que es más que nada la administración del modelo impuesto en la dictadura que nunca lograron cuestionar a pesar de que tuvieron las posibilidades y el quorum necesario para hacer un cambio estructural. No lo hicieron porque se acomodaron en el modelo neoliberal que les generó también un beneficio”.

Ya para despedirse, Camila envía saludos a los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, a quienes agradece “el ejemplo de lucha; ellos, los de la unam, nos mostraron que sí se puede, y eso es para nosotros muy esperanzador”.

A los jóvenes de Latinoamérica, muchos de ellos, por cierto, admiradores suyos, también les envía un mensaje: “Que asuman con responsabilidad lo que se ha impulsado, en el sentido de que es necesario siempre regirse por algunos principios; primero, fortalecer nuestras organizaciones que a sudor, sangre y lágrimas, todos hemos conquistado. Hay que resguardarlas y protegerlas porque son nuestro patrimonio, son nuestra principal herramienta para la construcción de una sociedad distinta. La unidad, a pesar de las diferencias, hay que mantenerla siempre. Nuestro enemigo es uno solo, no está adentro. Y por otro lado, entender que las grandes transformaciones no las hacen sólo los estudiantes; hay que involucrar a los trabajadores, a nuestras familias, y hay que tener buenas estrategias de comunicación. Muchas veces creemos que cualquier persona puede entender lo que estamos planteando pero no es así; hay que apostar al sentido común aunque sea el menos común de los sentidos. Hay que apostar a un lenguaje que le llegue hasta al más humilde, al más pobre. Y eso es algo que tenemos que tratar con inteligencia, sin perder el contenido. Es una recomendación, y a seguir adelante, que esta lucha no es solamente de los chilenos sino que es una lucha de todos los jóvenes, de todos los estudiantes de todos los pueblos en el mundo, es la lucha por la dignidad humana y por la recuperación de nuestros derechos para alcanzar esa dignidad que todos queremos, y para consolidar sociedades más humanas”.

saludos alos hermanos chilenos!!

Enviado por ivan en 27/11/2011 15:40
asi es..la compañera vallejo tiene razon...los jovenes de america latina pero concretamente del mundo haremosel cambio...se necesita un movimiento igual de grande aqui en mexico para exigir una mejor educacion y una democracia VERDADERA!!

desde veracruz,mexico...saludos y respeto ala lucha chilena que ala ves es la lucha de todos los estudiantes de latinoamerica..saludos a la lucha colombiana..saludos a todas las luchs de mi bello continente!!

camila vallejo la amo..usted es mi inspiracion!

Vientos de cambios

Enviado por Lourdes Soria en 28/11/2011 01:17
Camila, representa la fuerza innovadora del nuevo siglo.

Opinión

Enviado por Evaristo Marcano Marín en 28/11/2011 08:27
Al terminar la lectura de esta entrevista uno gana más confianza en este proceso de despertar que vive América Latina y el Mundo. Hay mucha madurez y conciencia en el pensamiento de esta jóven. Valora la coyuntura y tiene una visión de los riesgos que pueden correrse sino se administra bien la situación que están confrontado en Chile.
Saludos y frente en alto

felicitacion

Enviado por jose ismael quezada en 30/11/2011 11:50
bravo! podemos y debemos impulsar a todas las camilas de latinoamerica. es necesario. te amo camila.como me enlazo con el movimiento?

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.