Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes Editorial: #YoSoy132, perspectivas para el futuro
Acciones de Documento

Editorial: #YoSoy132, perspectivas para el futuro

Última modificación 05/07/2012 23:28
por Tania Molina

Ayer, luego de 50 días de haber alterado en forma relevante y saludable el acontecer político del país, el movimiento estudiantil y juvenil #YoSoy132 realizó su quinta asamblea interuniversitaria en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con el propósito de definir su postura frente al proceso electoral aún en curso y de delinear su plan de acción para los próximos meses.

Publicado el: 5 de julio de 2012
Editorial: #YoSoy132, perspectivas para el futuro

Aspecto de la quinta asamblea nacional interuniversitaria del movimiento #YoSoy132, celebrada en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de MéxicoFoto Luis Humberto González

 

Editorial

Publicada el 5 de julio en la versión impresa.

Ayer, luego de 50 días de haber alterado en forma relevante y saludable el acontecer político del país, el movimiento estudiantil y juvenil #YoSoy132 realizó su quinta asamblea interuniversitaria en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con el propósito de definir su postura frente al proceso electoral aún en curso y de delinear su plan de acción para los próximos meses.

Con independencia de los resolutivos que se hayan alcanzado en ese proceso de deliberación colectiva –los cuales seguían sin conocerse al cierre de esta edición–, el encuentro mismo tiene relevancia noticiosa, habida cuenta del aporte invaluable que ese movimiento ha hecho en las semanas pasadas al panorama político nacional; su papel como factor de escrutinio del poder político y mediático del país, así como su empeño por exhibir y transparentar las miserias de una transición democrática que supuestamente se había consumado hace 12 años con el recambio de logotipos partidistas en la presidencia.

Sin embargo, la circunstancia de postración e incluso de retroceso que padece el país en materia de democracia ha sido puesta de manifiesto una vez más con la incertidumbre del proceso electoral aún en curso; con la persistencia documentada de prácticas impresentables y antidemocráticas por partidos y gobiernos antes y durante los comicios, así como con la incapacidad o falta de voluntad de las autoridades electorales para erradicar tales prácticas y con la pérdida de credibilidad del conjunto de las instituciones políticas. Ejemplo de ello es que, incluso desde antes de la jornada cívica del pasado domingo y de las consecuentes denuncias por prácticas ilícitas, más de 70 por ciento de la población consideraba posible un fraude electoral, según un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM dado a conocer por este diario.

Es necesario, ante tal panorama, que el compromiso democrático y el ánimo cívico expresado en estas semanas por el movimiento #Yosoy132 trasciendan la actual coyuntura electoral y que, más allá de posicionamientos puntuales a los resultados y los vicios exhibidos en esta elección, se proyecten en una agenda de largo aliento que permita a ese colectivo enfrentar la multiplicidad de desafíos que tiene ante sí, sin dispersarse y sin perder la pluralidad, la creatividad y la energía que lo caracterizan.

Al respecto, resulta pertinente cotejar las condiciones en que se ha dado la irrupción de la movilización estudiantil y juvenil en México con las que imperan en el proceso análogo que se vivió recientemente en Chile. En contraste con el historial de represión, cooptación y encanallamiento inducido desde el poder público que se ha desarrollado en nuestro país contra las experiencias organizativas de estudiantes –son caraterísticos los casos de la Federación de Estudiantes Universitarios en la Universidad de Guadalajara, el Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (Muro) en la propia UNAM, y otros grupos porriles–, en la nación andina los estudiantes han logrado articularse en una red de federaciones estudiantiles que cuentan con representación formal, estructura y vida política internas. Entre ellas destaca la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), organización de larga trayectoria combativa, que ha participado en causas sociales en forma destacada, y que fue el elemento articulador de las protestas desarrolladas desde el año pasado en ese país en demanda de educación gratuita de calidad.

Acaso el desafío más importante que enfrenta el movimiento #YoSoy132 sea superar precisamente esa condición y avanzar hacia la conformación de una organización estudiantil independiente del poder político como las que hay en otros países de América Latina. Cabe esperar que lo consigan y que logren, por esa vía, dar continuidad a su carácter de colectivo pacífico, bien informado, crítico y propositivo, ampliar sus bases de respaldo social y consolidarse como actor relevante y permanente en el empeño de transformación democrática del país.

apoyo a #YoSoy132

Enviado por Jorge en 06/07/2012 00:05
... es un orgullo atestiguar el resurgimiento de nuestra juventud en la vida politica y social del pais. Como universitario, me enorgullezco de tener en su movimiento hermanos de causa que luchan por los derechos que nuestra constitucion establece: derecho a vivienda, trabajo, salud y educacion. Y por supuesto libertad de expresion.

Felicitaciones

Enviado por María Guadalupe García Rosales en 06/07/2012 14:43
No me canso de FELICITAR al grupo Yo soy #132, es un ORGULLO escucharlos debatir, ponerse de acuerdo, reflexionar, compartir y generar nuevas formas de REORDENAMIENTO SOCIAL, aquí estamos, aprendiendo de Uds.

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.