Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes Crece el descontento social en Portugal ante la crisis y el mayor desempleo
Acciones de Documento

Crece el descontento social en Portugal ante la crisis y el mayor desempleo

Última modificación 16/10/2012 16:21
por Tania Molina

Lisboa, 15 de octubre. El gobierno portugués contempla en su presupuesto 2013 un alza de impuestos generalizada, en momentos en que el descontento social aumenta de una manera inédita desde que Portugal está bajo asistencia financiera. Al término de la reunión estraordinaria del Consejo de Ministros, el presupuesto será entregado al Parlamento, que los indignados portugueses planean sitiar para marcar su rechazo a nuevas medidas de auteridad.

Publicado el: 16 de octubre de 2012
Crece el descontento social en Portugal ante la crisis y el mayor desempleo

Aspecto de una protesta afuera del Parlamento portugués, el 15 de octubre en Lisboa. Foto: Ap

 

Afp

Publicada el 16 de octubre en la versión impresa.

Lisboa, 15 de octubre. El gobierno portugués contempla en su presupuesto 2013 un alza de impuestos generalizada, en momentos en que el descontento social aumenta de una manera inédita desde que Portugal está bajo asistencia financiera. Al término de la reunión estraordinaria del Consejo de Ministros, el presupuesto será entregado al Parlamento, que los indignados portugueses planean sitiar para marcar su rechazo a nuevas medidas de auteridad.

El presupuesto, que debe ser votado en primera lectura el 31 de octubre, será presentado a la prensa por el ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, quien ya reveló las grandes líneas mientras que una versión preliminar fue ampliamente debatida ya en la prensa.

El alza de impuestos, que Gaspar juzgó enorme, se efectuará a través de una reducción de 8 a 5 de la cantidad de franjas impositivas, la introducción de un impuesto de 4 por ciento, una disminución de las jubilaciones y una reducción del seguro de desempleo y por enfermedad.

La reducción de la cantidad de franjas impositivas tendrá por efecto aumentar de 11.5 por ciento a 14 por ciento la tasa de imposición de los ingresos más bajos. Los ingresos promedios, entre 20 mil y 40 mil euros anuales, serán gravados a 37 por ciento en vez de 35.5 por ciento. La tasa pasará de 46.5 por ciento a 48 por ciento para los ingresos más elevados, superiores a 80 mil euros, cuando antes empezaba con ingresos superiores a los 153 mil 300 euros.

Este aumento de impuestos amenaza con profundizar la recesión cuando, según las previsiones oficiales, la economía se contraerá este año 3 por ciento mientras que la tasa de desempleo alcanzaría 16 por ciento de la población activa.

La versión preliminar del presupuesto levantó avalanchas de críticas y según la prensa, el gobierno podría retocar y aligerar la carga fiscal reduciendo los gastos. Es una bomba atómica fiscal, declaró Antonio José Seguro, líder del Partido Socialista, la principal formación de la oposición, una masacre, añadió el Partido Comunista, un atentado a la dignidad del pueblo, exclamó el principal sindicato, el CGTP, un insulto a los portugueses, comentó el periódico Diario Económico.

El presidente muestra inquietud

El descontento social ya obligó al gobierno a renunciar a un proyecto de aumentar el próximo año los aportes sociales de los empleados para financiar una reducción de los aportes patronales. El draconiano refuerzo de las medidas de austeridad, previsto en el presupuesto 2013, es la solución que se encontró para satisfacer a los acreedores de Portugal, país que se beneficia desde mayo de 2011 de un plan de rescate de 78 mil millones de euros.

La troika de acreedores (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) aceptó en efecto, a cambio de un esfuerzo adicional, aliviar los objetivos del gobierno de reducción de déficit, revisado en 5 por ciento del PIB para este año y 4.5 por ciento en 2013.

Pero incluso el presidente portugués, Anibal Cavaco Silva, del mismo Partido Socialdemócrata que el primer ministro, Pedro Passos Coelho, dio cuenta de su inquietud. En las actuales circunstancias no es correcto exigir de un país sometido a un proceso de ajuste fiscal que respete cueste lo que cueste un objetivo de déficit público, escribió en su página Facebook.

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2018 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.