Herramientas Personales
Secciones
La Jornada | Usted está aquí: Portada Recientes América Latina debe avanzar en la convicción de que “otro mundo es posible”
Acciones de Documento

América Latina debe avanzar en la convicción de que “otro mundo es posible”

Última modificación 16/03/2012 12:15
por Tania Molina

América Latina debe avanzar en la convicción de que “otro mundo es posible”, con el fin de transformar la situación de marginación, injusticia, corrupción, explotación, depredación y violencia acentuadas por el neoliberalismo. Lo anterior se infiere de lo planteado durante la presentación de Carta a los indignados (La Jornada Ediciones), de Enrique Dussel.

Publicado el: 11 de marzo de 2012
América Latina debe avanzar en la convicción de que “otro mundo es posible”

Enrique Dussel durante la presentación de su libro en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras. Foto: Yazmín Ortega Cortés

 

Arturo Jiménez

Publicada el 10 de marzo en la versión impresa.

Desde una perspectiva basada en su propia realidad, América Latina debe avanzar aún más en la idea y la acción política de que otro mundo es posible, con el fin de transformar la situación de marginación, injusticia, corrupción, explotación, depredación, guerra y violencia acentuadas por el capitalismo neoliberal.

Lo anterior se infiere de diversos planteamientos hechos durante la presentación del libro Carta a los indignados (La Jornada Ediciones), de Enrique Dussel, pensador argentino radicado en México.

El autor aclaró que sus reflexiones políticas no se centraban en comentarios de textos filosóficos, aunque los ha estudiado, desde los antiguos griegos hasta el presente. Yo estoy respondiendo a lo que acontece en América Latina, aunque también en otros lugares, afirmó.

Se dice que los filósofos estamos en las nubes. Creo que yo piso la tierra, dijo, y agregó: De lo que se trata en filosofía política hoy es de pensar la política, pero no para criticarla sino para dar una teoría a los que tienen la responsabilidad de ejercer el poder.

Es una responsabilidad, explicó Dussel, que en la mayoría de los países de la región han llegado al poder diversos gobiernos de centro-izquierda, con la excepción actual de países como México, Honduras, Colombia y Chile.

En la presentación, efectuada la noche del jueves en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, participaron el autor, Alicia Hopkins, Juan José Bautista y José Gandarilla, moderados por Jorge Alberto Reyes López.

Dussel amplió, profundizó y precisó planteamientos como los siguientes: no buscar la destrucción del Estado porque se caería en el caos y la falta de realismo político, sino mejor trabajar para darle un nuevo significado, acorde con los intereses de la comunidad política, el pueblo.

Tampoco, agregó, debe desecharse la idea de la democracia representativa, aunque haya sido devaluada y corrompida, sino buscar vincularla con una democracia participativa.

Habló de la necesidad de institucionalizar la participación de las protestas sociales para que no se diluya su fuerza tras la desocupación de las plazas y calles, cuando los inconformes regresen a sus vidas cotidianas. Hay que organizar la participación, más que la representación, dijo.

Se debe invertir la fórmula, abundó Dussel, de modo que los representados manden mandando a los representantes, quienes deberán mandar obedeciendo, en una interpretación creativa de planteamientos zapatistas, a decir de Gandarilla.

En esa línea, expuso que dicho modelo incluye la rendición de cuentas mediante auditorías y, de no cumplirse el mandamiento, la destitución en el cargo, e incluso el encarcelamiento en caso de robo de los bienes públicos, lo que frenaría la corrupción y la impunidad.

Los participantes coincidieron en reconocer la mayor profundidad de la idea y la práctica comunitaria de los pueblos originarios en relación con otras formas sociales –campesinas y urbanas–, pero Dussel dijo que se trataba de un proceso de construcción, en el que se debía avanzar en ese sentido.

Habló de la importancia de los liderazgos en distintos niveles, como parte del impulso de la participación de individuos y comunidades, y contó la anécdota de una conferencia que ofreció en la que estuvo presente el presidente venezolano Hugo Chávez.

Dijo que éste le expresó que le había gustado la idea de que la disolución del liderazgo es el liderazgo perfecto, lo cual sucedería, había explicado el filósofo, una vez que las comunidades y los individuos han desarrollado una mayor capacidad de organización y participación política.

En ese sentido, Dussel destacó que Chávez, Luis Inacio Lula da Silva, Evo Morales, Andrés Manuel López Obrador y otros más son líderes verdaderos.

Tienen no sólo el honor de ser líderes, sino la responsabilidad, porque son gente entregada, con obediencia al pueblo y merecen respeto. No son populistas como dice la derecha o los estadunidenses, son gente comprometida.

Con críticas, preguntas al autor y reflexiones propias a partir de diversos planteamientos de Dussel, los participantes coincidieron en que Carta a los indignados es un libro que aporta al diálogo y el debate sobre los problemas del capitalismo mundial, desde la la filosofía política.

Opinion

Enviado por Jorge Ortega en 13/03/2012 20:59
Me gusta que existan este tipo de debates, ya que no sólo analizan el entorno político en el que vivimos, sino proponen soluciones y las enriquecen.

Sin esperanza.....

Enviado por nylia en 15/06/2012 17:27
Sin la convicción de que "otro mundo es posible", será mejor que comencemos a llorar...

El papel del estado en las democracias.

Enviado por carlos duenas en 01/07/2012 17:48
El concepto de Estado esta en la base de las sociedades modernas sean estas capitalistas, socialistas o de cualquier otra ideologia y en el fondo del concepto mismo esta un acuerdo al que no se hace mencion en ninguna parte. El acuerdo entre quien transforma la naturaleza con su trabajo y quien se aprovecha de esa accion. Es un acuerdo entre los que trabajan y los que no trabajan. Entre los que producen todo y los que no producen nada; para hablar mas claro. Los Estados pretenden que los que no producen nada le pongan el precio al trabajo de los que lo producen todo y obviamente como instruento de clase, el Estado -"Status"- pretende que esto sea asi por los siglos de los siglos. Justo en este centro confluyen politica y economia. Pretender un progreso a una sociedad mas justa manteniendo el Estado (Este Estado) es una aberracion. En Rusia y en China ha sido el mantenimiento del Estado lo que llevo a la caida de a Union Sovietica y a las actuales crisis en practicamente todos los paises ... y si urgamos todavia mas...en el concepto veremos que el Estado requiere de gente inconsciente para su apuntalamiento...solo estando dormida la clase util puede el Estado mangonearla a su antojo. Estado y conciencia del individuo son incompatibles y es precisamente a ese despertar al que el Estado teme.

Comentario

Enviado por Arturo en 11/07/2012 19:52
¡Anarquista! ¡Jijo de Bakunin!

Muy buen articulo

Enviado por Efren Diego en 12/10/2012 19:42
Felicidades a Indignados, la Jornada. Me gusta este tipo de información. Gracias a Enrique Dussel. Yo estoy al tanto de lo que se publica en este espacio.

carta a los indignados

Enviado por jose Aranda en 02/01/2013 14:26
Sin duda Dussel aporta y apunta importantes reflexiones sobre lo que podría llamarse un nuevo tipo de movimientos sociales que se van generalizando, afianzando y definiendo en todo el mundo, poniendo en palabras plenas de sentido lo que las prácticas y expectativas colectivas expresan en acciones contundentes. Por ello, el esfuerzo de La Jornada por publicar esa obra va en la dirección de "darle teoría" y soporte a todo un repertorio, en general novedoso, de protesta social, resistencia y re-impulso de la rebeldía social. ENHORA BUENA

Dussel nos señala un punto fundamental

Enviado por Efraín López en 12/06/2013 23:14
En la mayoría de los paises occidentales vivimos una democracia liberal, y en mi opinión sufre una crisis de representatividad donde los ciudadanos sentimos que la nuestros intereses profudamente colectivos no gravitan con la importancia debida.

Celebró su idea de imaginar un mecanismo para que la protesta social manifestada cada vez mas abiertamente, trascienda y sirva para la rendición de cuentas y orientar la acción de las autoridades públicas, mas allá de las manifestaciones que se sitúan en un tiempo y en un espacio.

Your name is Anonymous User
Cualquier poder humano puede ser resistido y cambiado por los humanos.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.